¿Tienes anemia? Puede que sea por una mala alimentación

Es muy probable que muchos de vosotros hayáis tenido o conozcáis a alguien que haya padecido anemia. Pero ¿qué es la anemia? Pues bien, un estado de anemia se produce cuando los glóbulos rojos o eritrocitos no pueden transportar correctamente el oxígeno a las células de nuestro organismo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se puede considerar que un paciente tiene anemia cuando los niveles de hemoglobina (molécula que se encuentra en los eritrocitos y se encarga de transportar el oxígeno) son más bajos de 13 g/dL en hombres y 12 g/dL en mujeres. Los síntomas más comunes que experimentan las personas anémicas son: cansancio, mareos, dolores de cabeza, palpitaciones, etc.

Las causas de una situación de anemia pueden ser muy diversas, aunque la causa principal suele ser un déficit de hierro. En este artículo nos centraremos en las causas nutricionales de la anemia. 

Las anemias ferropénicas, como hemos dicho, son las más comunes, y se caracterizan no solo por presentar niveles más bajos de hemoglobina, sino también por presentar un menor número de eritrocitos en sangre, los cuales ven su tamaño reducido. Así pues, es importante mantener una buena ingesta de hierro, ya que este solo puede incorporarse a nuestro organismo de forma exógena, es decir a través de la comida. Las mujeres en edad fértil y gestantes; los adolescentes, niños y deportistas, y los vegetarianos y pacientes con enfermedades del tracto digestivo suelen ser los principales grupos de riesgo de sufrir anemias de tipo ferrópenico. Hay que tener en cuenta que el hierro de origen animal suele absorberse mejor que el de origen vegetal. Los alimentos de origen animal más ricos en hierro son: el hígado, las carnes rojas, embutidos y moluscos como los berberechos o los mejillones. También hay alimentos de origen vegetal ricos en hierro, pero este es hierro no hemo, que se absorbe peor. Algunos de estos son: legumbres como las lentejas, espinacas, col, acelgas y frutos secos.

Otra causa de anemia de origen nutricional es la deficiencia de vitamina B12, sobretodo en personas vegetarianas estrictas o veganas que no consuman vitamina B12 suplementada, ya que es una vitamina que únicamente se encuentra en productos de origen animal. Esta deficiencia puede también ser causada por el alcoholismo, por la ingesta de algunos fármacos y por enfermedades intestinales.

Para terminar, el déficit de ácido fólico también puede causar anemia, sobretodo en personas con mayores requerimientos de este, como las mujeres gestantes. Aunque también es frecuente en personas mayores, niños recién nacidos, alcohólicos crónicos… El ácido fólico se encuentra en vegetales de hoja verde, algunas frutas, guisantes, etc. Como muchos sabréis, durante la gestación se deben tomar suplementos de ácido fólico para prevenir defectos de desarrollo del feto, como la espina bífida y evitar también anemias.

Como veis, una alimentación equilibrada no solo nos ayuda a mantener la línea, sino que también ayuda a la prevención de situaciones patológicas como la anemia u otras que comentaremos en futuros artículos.

Powell, D. J., & Achebe, M. O. (2016). Anemia for the Primary Care Physician. Primary Care – Clinics in Office Practice, 43(4), 527–542. https://doi.org/10.1016/j.pop.2016.07.006

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s